General, No paramos!

Paisajes Olasagasti, un paseo por Lea Artibai.

04/01/2021

Tenemos la suerte de trabajar en un pueblo señorial que permite arrancar hacia hermosas excursiones o un buen paseo por Lea Artibai, la comarca a la que pertenecemos. La fábrica Conservas Dentici-OLASAGASTI se encuentra en Markina (Bizkaia), muy cerca de portuaria Muy Noble y Leal Villa de Ondárroa (Bizkaia).

Esta es una zona menos conocida en nuestro territorio y nuestra costa, y voy a parar en cuatro puntos que no son habituales en las rutas turísticas. No, no vamos a ir en un barco pesquero. Te propongo coger el coche y aparcarlo en cualquier punto de los que te voy a hablar para recorrerlo caminando, comiendo en alguno de sus restaurantes e intersándote por su historia, sus mitos, su arquitectura o su orografía. 

Un buen plan en estos tiempos en que no podemos movernos lejos es conocer nuestro propio territorio, explorando zonas sobre las que hasta ahora no habíamos sentido curiosidad.

Markina vivió su esplendor en el s. XVI y dio lugar a los hermosas casas palacio que aún se conservan y que se fueron restaurando en los siglos posteriores. Vivir, trabajar o visitar Markina permite gozar de unos paisajes la mar de interesantes, relajantes, saludables, gastronómicos o culturales.

Mi recorrido desde la fábrica parte de Donostia, donde vivo, y llega por autopista hasta Ermua desde donde una carretera ondulada y estrecha me lleva hasta Markina. También podríamos ir por la costa, sin prisa, con más curvas pero atravesando enigmáticos acantilados, capillas azotadas por el viento noroeste y los emblemáticos puertos de nuestra costa cantábrica, desde Orio (Gipuzkoa) hasta Ondarroa (Bizkaia)

Lea-Artibai es la comarca a la que pertenecemos, la más cercana a Gipuzkoa. Comprende los municipios de Markina-Xemein, Ziortza-Bolivar, Ondarroa, Echebarria, Berriatua, Amoroto, Gizaburuaga, Ispaster, Lekeitio, Aulesti, Munitibar-Arbatzegi Gerrikaitz y Mendexa. Limita con la comarca del Durangesado y con la gipuzkoana Bajo Deba, así que desde San Sebastián es el primer suelo bizkaino que pisas.

Pueblos Olasagasti: 1. Markina-Xemein.

Markina tiene mucho encanto. Si tienes alguna duda pregúntaselo a alguno de sus 5.000 orgullosos habitantes. Ostenta también el título de Muy Noble y Leal Villa. Se funda en 1355, su trazado urbano original está bien conservado y hay rastros de algunos de los edificios originales -como el palacio Mugartegi- que permanecían en el interior de la muralla, la cual rodeaba todo el núcleo urbano.

Su patrimonio monumental es muy rico con buenas construcciones civiles y rurales. Además, el camino de Santiago de la costa pasa por Markina, precisamente debajo de la fábrica Olasagasti. De hecho hay un trecho que queda entre el río y uno de los muros de nuestro edificio.

No te pierdas el Convento e Iglesia de la Merced de los siglos XVII y XVIII; La renacentista Santa María de la Asunción del XVI, parroquia del pueblo y considerada Monumento Nacional y una de las iglesias más grandes de la provincia; El pequeño y coqueto cementerio de 1851; La torre de Ugarte; La Ermita de Santa Cruz (cada barrio tiene la suya); el Conjunto Monumental del Carmen… Y las casas-palacio, algunas imponentes y majestuosas: el gótico Palacio de Ansotegi, el barroco Andonaegi; El Palacio de Solartecua que fue la casa natal del pintor Luis Echanove; El Palacio Patrokuo o Villa Gaytán; O las torres de Barroeta o de Ugarte, entre otras. En el mundo rural, destaca el caserio de Hormaetxe, la casa torre de Ubilla o el hórreo de Barinaga.

En 1952 se fusionan la villa de Marquina y la anteiglesia de Jeméin, formando el actual municipio de la Villa de Markina-Xemein. Años más tarde se sumaría la anteiglesia de Cenarruza-Puebla de Bolívar, que se separó en 2005 y que hoy se denomina Ziortza-Bolivar.

Cuando me escapo del trabajo a media mañana, atravieso sus calles peatonales y redesayuno con un bollo de mantequilla en la cafetería Tate. La compra la hago en el mercado del frontón, en los puestos de los baserritarras y en las pequeñas tiendas de las callejuelas del centro histórico.

2. Ondarroa y la pelota:

A menos de 14 kms se encuentra Ondarroa.

Puerto de Ondarroa - Conservas Olasagasti

Barcos pesqueros en el puerto de Ondarroa. Imagen de Itziar Alberdi.

Mucho del pescado que trabajamos procede de los barcos pesqueros que atracan en su puerto. También algunos de los trabajadores de la fábrica son o viven allí formando parte de sus más de 8.000 habitantes. Y, muy importante, alberga uno de nuestros restaurantes favoritos, el Asador Erretegi Jose Manuel.

El abuelo de Matteo, Salvador Orlando, fundó una de sus primeras conserveras en este pueblo creando numerosos puestos de trabajo en una industria que siguió creciendo durante el siglo XX.

El puerto de Ondarroa en 1970

Puerto de Ondarroa en 1970. Imágenes de Ondarroako Historia files.

 

Conservera de Salvador Orlando en Ondarroa a mediados de siglo XX

Trabajadores de fábrica de conservas. En el fondo, la conservera Salvador Orlando.

interior de conservera en Ondarroa

Trabajadores en la fábrica de conservas. No he encontrado la autoría de las imágenes.

Mi abuela era mejicana pero siempre decía que ella era de Ondarroa desde que regresó con su madre azteca y su padre donostiarra. Mi bisabuelo fue Ángel Ibaceta, pelotari vasco en la especialidad de punta, que fue intendente en los frontones de Mexico DF, en Miami y La Habana. Regresó a su país como máximo responsable en el frontón de Lleida y en el Urumea de San Sebastián. Hablaba el dialecto de Ondarroa porque, aunque nació en Donostia, se crió en ese pueblo bizkaino que tanto amó su hija -o sea, mi abuela mejicana- después.

Angel Ibaceta pelotari Olasagastiway

Mi bisabuelo pelotari Angel Ibaceta Aristondo. Muy OlasagastiWay ya por entonces 😉

 

Es curioso que Markina y Ondarroa han dado -y siguen dando- grandes pelotaris. De hecho, en nuestro Olasagasti Team tenemos a la gran Leire Etxaniz. Como también es curioso que en nuestras familias, la de Matteo y la mía, haya profesionales de la pelota vasca de renombre, como es el caso de Carmelo Balda, pelotari y odontólogo de Donostia, nacido en Andoain en 1897. Pero esto ya es otra historia y nos estamos desviando del paseo por Lea Artibai. Es que aquí ¡la pelota tira mucho!

 

Puerto e iglesia de Ondarroa.

Iglesia y puerto de Ondarroa. Por Itziar Alberdi en un paseo por Lea Artibai.

 

3. Ziortza-Bolivar: deporte, naturaleza y la colegiata.

En la fábrica somos un puñado de compañeros deportistas. Quien no le da a la pelota, le da a la bici, la piscina o al trote. Matteo aprovecha muchos mediodías para escaparse un rato en bicicleta. Una de sus rutas favoritas para hacer en poco tiempo es la Colegiata de Cenarruza, pasando por el pintoresco pueblo de Ziortza-Bolivar.

Colegiata Cenarruza por paseo por lea Artibai Olasagasti

Llegada a la Colegiata de Cenarruza en una ruta de Lea Artibai. Foto de Matteo.

 

Claustro de la colegiata Cenarruza en Ziortza Bolivar

Claustro de la Colegiata Cenarruza (comarca Lea Artibai). Foto de Matteo.

Este municipio destaca por su entorno rural, su colegiata y su historia: de aquí es Simón de Bolibar el viejo, la persona que emigro desde Bolibar a América en el siglo XVI junto con los primeros valientes que cruzaron el Atlántico en busca de fortuna, los pioneros de la diáspora vasca. Y descendiente suyo fue “el libertador” con el mismo nombre en el sXIX. Puedes leer más sobre este municipio aquí.

A mí también me encanta el entorno de la colegiata. En una ocasión le hice allí una entrevista a Ibón Oregi (Olasagasti Team), mientras preparaba uno de los retos más importantes de su carrera deportiva, el Ironman de Hawaii. Ahora Ibón está preparando otros diferentes pero igualmente ilusionantes.

4. La playa de Saturrarán: placer para los sentidos.

Aunque podría haberme decantado por la preciosa Lekeitio, vamos a salir unos metros de Lea Artibai para descubrir esta otra playa.

Así, cerramos nuestro recorrido de nuevo en la costa con mi compañera Itziar Alberdi que se pega unas caminatas sin fin, disfrutona como es de su tierra con espectaculares paisajes, cultura y gastronomía. Este es uno de sus paseos favoritos por Lea Artibai y no me extraña: La de Saturrarán es sin duda una de las playas más hermosas del Cantábrico que se caracteriza por sus inconfundibles y perfilados peñascos.

playa de Saturraran, paseos por Lea Artibai, OlasagastiWay

Atardecer en Saturraran por Itziar Alberdi.

La leyenda cuenta que los peñascos tan característicos son los amantes Satur y Aran, devorados por el mar y custodiando nuestra costa desde entonces.

La playa de Saturrarán pertenece a Mutriku, municipio gipuzkoano, pero se sitúa en la bahía de Ondarroa (Bizkaia), por lo que se encuentra justo en el límite de ambas provincias.

En tu paseo, no olvides parar frente a Saturraran Zahar, el único y singular caserío marítimo de la costa gipuzkoana. Es del siglo XVIII e inspiró relatos y novelas como “Las inquietudes de Santi Andia”, de Pío Baroja. Relatos hay de sobra en torno a las llamadas Zazpi Plaia (Zazpi Hondartza, Siete Playas) que se pueden recorrer bajo los acantilados cuando baja la marea. Bien merecen una visita.

Otro edificio que ya no existe pero cuya larga historia merece la pena conocer es el balneario “Gran Hotel” que, tras varios usos, acabó convirtiéndose en cárcel de mujeres en 1937 con reclusas “políticas” de toda España. Se cerró en 1944 pero arrastra vivencias para no dormir recogidas en documentales o en la película “Izarren argia” (Luces que alcanzar).

Saturraran y carretera Lea Artibai

Merece la pena conducir la carretera costera que une Gipuzkoa y Bizkaia.

 

Este ha sido un homenaje a la zona donde trabajamos pero, curiosamente, son muchas las coincidencias que nos unen a las familias de Matteo y la mía con esta tierra y sus tradiciones, más allá de Olasagasti; La de historias que podrían contarse ¡y contarnos! su nonno Salvatore y mi bisabuelo. ¿Nos damos un paseo por Lea Artibai?

Marta Olass.

 

 

 

 

 

2 Comentarios

  • Reply Mikel López 04/01/2021 at 12:12 pm

    Urte berri on Marta, preciosa ruta, Markina y la Colegiata son !!imprescindibles!!

    • Reply marta 04/01/2021 at 3:25 pm

      ¡Verdad que sí, Mikel!? Tesoritos que tenemos cerca pero que muchas veces pasan desapercibidos. Abrazo y feliz “paseo”.

    Dejar un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.