No paramos!, Olasagasti

La familia Olasagasti

18/07/2014
conservas_olasagasti_historia_origen_orlando_dentici

Desde finales del s XIX nos hemos dedicado por tradición familiar a la elaboración de semiconservas y conservas de pescado siguiendo desde entonces los métodos artesanales heredados del nonno Salvatore Orlando: La familia Olasagasti siempre volcada en las conservas artesanales de pescado.

La familia Olasagasti, muy unida a los puertos del mar Cantábrico

Arrantzales y mujeres del puerto, posando con la fábrica de Salvador Orlando al fondo. Getaria (Gipuzkoa).

A Salvatore lo mandó su padre a Getaria (Gipuzkoa) desde su Sicilia natal. Allí la familia vivía de la pesca y la elaboración de conserva de la anchoa. Una vez aquí, junto otros italianos en esa época, implantaron fábricas salazoneras en el norte de España. Una técnica milenaria que en el País Vasco y Cantabria entonces no era conocida y constituye hoy una de sus señas de identidad y la base de una importante actividad pesquera e industrial. Y es por aquella llegada repentina de sicilianos que hoy son tan comunes en esta zona los apellidos italianos de aquellos inmigrantes que se instalaron en el País Vasco y Cantabria persiguiendo la mejor anchoa del mundo.

Salvatore, patriarca de la familia Olasagasti en España

Salvatore Orlando, patriarca de la familia Olasagasti, en su casa de San Sebastián.

Salvatore se casó con una vasca, Simona Olasagasti, una mujer elegante, muy de la tierra y de carácter, con la que tuvo 6 hijos. La familia, tras vivir y trabajar en Getaria durante más de un lustro acabó estableciéndose definitivamente en San Sebastián en los años 40. Salvatore abrió otras fábricas en la costa vasca (Ondarroa, Bermeo, Fuenterrabia, Laredo…) y diversificó la actividad industrial, convirtiéndose en el más relevante productor y exportador de anchoa del Cantábrico.  Murió en 1995 en San Sebastián, después de haber visto nacer la marca que lleva el apellido de su fiel compañera.

La familia siempre ha permanecido vinculada al mundo de la conserva y a su expansión en Italia, donde las conservas de pescado de calidad también son altamente valoradas y donde Ignacio, uno de los hijos de Salvatore, se instaló en la década de los 50 –concretamente en Génova- creando una empresa importadora de los productos que se producen en España.

Hoy su hijo Matteo Orlando -en la fábrica de Markina (Bizkaia)- junto con su mujer Marta Mendia -al frente de la comunicación- y las hermanas de éste Cristina, Consuelo y Pilar -en la distribución italiana desde Génova-, forman la cuarta generación al frente del negocio. El Bonito del Norte, la Anchoa del Cantábrico, el Atún Rojo (Cimarrón) de Fuenterrabía y la Caballa del Cantábrico son sus señas de identidad.

 

Matteo Orlando, patrón hoy de la familia Olasagasti

Matteo Orlando, hoy, en Conservas Dentici-Olasagasti

 

Encontrarás más información en la web.

Marta Olass y Matteo.

No hay comentarios

Dejar un comentario