General, No paramos!

¿Son buenas las conservas de pescado para los niños?

07/03/2017
Sonreír ayuda a superar obstáculos y es pilar en los 10 hábitos para ser feliz

El pescado -tanto fresco como en conserva- es un alimento imprescindible en la dieta mediterránea. Se recomienda su consumo hasta cuatro veces a la semana en el caso del fresco, hasta tres en el caso de las conservas. Pero a partir de qué edad es aconsejable comer pescado? Y son recomendables las conservas de pescado para los niños?

Las conservas suponen una buena alternativa por su elevado valor nutricional, su comodidad y su precio. Eso sí, que sean de calidad, son para tus hijos!

conservas-olasagasti-cocina-para-niños-receta-facil-bonito-del-norte-atun-calidad

Conservas de pescado para los niños dentro de la dieta saludable

 

El pescado es un alimento especialmente recomendado dentro del seguimiento de una dieta variada, saludable y equilibrada, gracias a que posee propiedades nutricionales, cualidades y beneficios fundamentales para nuestra salud. Y en el caso del pescado azul, la dieta mediterránea sugiere consumirlo al menos dos días a la semana.

A partir de qué edad son aconsejables las conservas de pescado para los niños?

El pescado azul es fuente de proteínas, minerales, vitaminas y de Omega 3, su nutriente estrella que contribuye con el desarrollo de la memoria e inteligencia del niño.

Sabemos que a partir de los 6 meses, además de la leche materna, se van introduciendo gradualmente en la dieta del bebé nuevos alimentos: Frutas, verduras, pescado y carne. Se recomienda comenzar con pescado blanco y, a partir del noveno mes, con el pescado azul.

El pescado azul es fuente de proteínas, minerales, vitaminas y de Omega 3, su nutriente estrella que contribuye con el desarrollo de la memoria e inteligencia del niño.

Si el bebé podrá empezar a comer pescado fresco desmenuzado o en puré a partir del medio año de vida, será a partir de los 12 meses de edad cuando por fin puedan introducirse en su dieta las conservas de pescado. Normalmente será pescado azul: atún, sardinas, bonito del norte… Aunque no es recomendable abusar de las conservas con los niños tan pequeñines -es preferible que coman alimentos sin sal-, viene bien tenerlas en la despensa como segunda opción o para el resto los hermanitos mayores.

La importancia de una buena elección

La clave está en la elección de conservas de calidad, que no contengan conservantes ni colorantes, aditivos, grasas nocivas ni azúcares añadidos.

A pesar de la información disponible, todavía a veces existen prejuicios a la hora de ofrecer alimentos en conserva a los niños. Muchos desconocen la gran cantidad de beneficios que pueden aportar a los menores y que los alimentos no pierden sus propiedades en el proceso de fresco a conserva. Hablamos de productos naturales o poco cocinados. La clave está en la elección de conservas de calidad, que no contengan conservantes ni colorantes, aditivos, grasas nocivas ni azúcares añadidos.

Lo más saludable es que cocines tú los alimentos. Sin embargo, no siempre tenemos a mano pescado o verduras frescas (o no es temporada de los mismos) por lo que las conservas suponen una buena alternativa por su elevado valor nutricional, su comodidad y su precio. Eso sí, que sean de calidad ¡son para tu bebé / tu familia!

Buenas conservas de pescado para los niños

Sólo conservas buenas, por favor!

 

Conservas “de fiar” para los niños o no tan niños

Te recomiendo -aunque no haya niños en casa-:

– Que escojas las mejores. Acude a las marcas que te den absoluta confianza, que sepas cómo preparan o cocinan el alimento y el origen del producto. Lo que nos lleva al siguiente consejo.

– Lee la etiqueta: el lugar de procedencia, los ingredientes y los valores nutricionales; El modo de conservación (en un lugar fresco o directamente en frío, en el caso de las semiconservas); Y la fecha de caducidad.

Desecha las latas abombadas y los frascos sospechosos que hayan dejado salir jugo a través de la tapa. Tienen que ir cerrados al vacío. Simplemente abriendo, observando y oliendo el contenido podremos saber si se encuentra en buen o mal estado.

Si sobra parte del contenido de la lata pásalo a recipiente de cristal y, en el caso de conservas de pescado, cúbrelo de aceite para que dure más días en el frigorífico.

Alimentos frescos, sí. Cocinar, siempre que se pueda. Conservas, también. Y calidad, calidad, calidad, sin duda!

Pero, ante todo, dar mucho amor, “saber vivir”, sonreír y disfrutar. Si lo sabes transmitir a tu bebé o a tus hijos los harás felices, seguro.

Marta Olass

No hay comentarios

Dejar un comentario