Ideas y recetas

Salvemos la Ensalada Mixta!

22/04/2013

Cada vez es más difícil encontrar fuera de casa una ensalada mixta de calidad, que merezca la pena. Utilizan a la pobre como comodín en cualquier menú del día barato. Y, salvo honrosas excepciones -que hay unas cuantas pero en el conjunto se quedan escasas-, encontramos hojas insípidas empaquetadas en plástico o lechuga variedad tiesa-iceberg envasada al vacío que por mucho aliño que le metas sabe a hierba. Si añadimos unos tomates de invernadero chungo, de ésos que con los ojos vendados jamás identificarías como tomate, cebolla fuerte que te hace guiñar los ojos, tallos de espárragos inmasticables y un atún negruzco, apaga y vámonos. Agarra pan del día y embutido local que saldrás ganando. Desgraciadamente, es lo que ofrecen en muchos garitos.

Yo te animo a recuperarla en tu dieta, pero hecha con mimo, por favor. El éxito de este plato radica en la calidad de la materia prima. Es preferible dejarte guiar por los productos de huertas cercanas y conservas de calidad. En las ciudades grandes, a falta de huerto, existen maravillosas tiendas de todas las procedencias y mercados donde comprar alimentos de óptima calidad.

Merece la pena gastar un poco más en los ingredientes para preparar una ensalada mixta de calidad

Merece la pena gastar un poco más en los ingredientes para preparar una ensalada mixta de calidad

 

Para la mixta clásica sólo necesitas lechuga fresca (la variedad que prefieras o mezcla de varias), tomates -evidentemente, el verano es su época pero ya se encuentran en invierno variedades de cierto sabor-, huevos de caserío o camperos, unas aceitunas a tu gusto (manzanilla es la típica) -a granel hay más donde elegir y mayor calidad que en la balda del súper-, espárragos de Navarra, cebolleta y bonito del norte o atún claro de calidad. Condimentada con aceite de oliva virgen extra, sal y vinagre (no lejía), se convierte en un señor manjar y, efectivamente, no entraría en el menú de 9 euros con segundo, bebidas y postre. Pero es que realmente lo podemos degustar como plato único si lo aderezamos bien. Sus ingredientes invitan al pan, con el que se acaba untando el rico aliño con mezcla de sabores que queda en el fondo de la ensaladera al terminar. La acompañas de agua, vino o cerveza. Un postre es todo lo que necesitas. Y si te gusta cuidarte, con un yogur o pieza de fruta has terminado. ¿De verdad cuesta tanto?

 

Otra variable de ensalada mixta de calidad, con maíz, bonito del norte Olasagasti, tomate...

Otra variable de ensalada mixta de calidad, con maíz y zanahoria.

Marta Olass

No hay comentarios

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.